Pasar al contenido principal

Tras varios días de agonía, murió la elefanta Pelusa

Martes, 05/06/2018
0 comentarios

Sufría una enfermedad en las patas traseras. Habían cerrado el parque para atenderla. 

La elefanta Pelusa, emblema del zoológico platense, que padecía una enfermedad en sus patas traseras desde 2014, murió tras ser sedada para evitar que sufra debido a que su cuadro era irreversible, según el último parte de la Municipalidad de La Plata.

 

‘El equipo veterinario del Jardín Zoológico y los especialistas del Santuario de Elefantes de Brasil junto a la Fundación Franz Weber, definieron tomar el único camino posible para que ella no sufra’, consignaron en un comunicado.

 

Aclararon que la decisión se tomó junto al fiscal del Ministerio Público de la provincia de Buenos Aires, Marcelo Romero; el titular del Juzgado de Garantías 4 de La Plata, Juan Pablo Masi; la Defensoría del Pueblo de la provincia de Buenos Aires, a cargo de Guido Lorenzino; la Defensora Ciudadana de La Plata, Florencia Barcia; y el Decano de la Facultad de Veterinaria de la Universidad de La Plata, Marcelo Pecoraro, quienes siguieron de cerca la situación de Pelusa y acompañaron la solicitud de eutanasia planteada por los especialistas.

 

De acuerdo al parte oficial, ‘los chequeos de laboratorio fueron progresivamente brindando valores negativos. En el día de hoy (por ayer), a las seis horas orinó por última vez, comenzó a mostrar signos subjetivos de incomodidad que hasta el momento no se habían visto, por lo que se decidió sedarla. En horas de la tarde, a pesar de la sedación, continúo con signos de malestar’.

 

Consignó además que ‘luego de 60 horas de control y considerando que el cuadro es irreversible y al no tener soluciones alternativas tanto para curar o al menos paliar el cuadro de sufrimiento presente, es que se pide autorización para realizar el mencionado procedimiento al ejemplar’.

 

Los integrantes del equipo técnico, formado por los veterinarios del Jardín Zoológico y los especialistas del santuario de Brasil junto a la Fundación Franz Weber, monitorearon a la elefanta toda la noche y durante el día.

 

El sábado, Pelusa se acostó luego de permanecer dos años parada debido a la enfermedad que le impedía echarse.